Dos Madrileños disfrutando Panamá

Boda en Santo Domingo y Visitas en Panamá

El viaje de Costa Rica fue increíble, guardamos algunos de los mejores momentos del año. Ya por cabezonería, queremos contarlo todo a pesar del tiempo que ha pasado, pero no queremos que deje de haber constancia de la boda de mi primo Beltrán con María y de las visitas que hemos recibido de Charo, Manolo, Jaime, Rafa y Antonio.

¡Allá vamos!

Sobre Santo Domingo no podemos contar demasiado, porque fueron apenas un par de días. La ciudad tiene partes bonitas, aunque he de reconocer que por las calles son de lo más pesados del caribe, que no está mal.

El plato fuerte, claro, fue la boda de mi querido primo Beltrán con María, que al ser dominicana nos dio la excusa genial para visitar Santo Domingo.

La ceremonia estuvo muy bien – algo larga para el estándar que conocemos – y luego la cena fue divertidísima, con mucho baile, disfraces, música en directo, una especie de carnaval. Variadito, vamos. Que acabamos a las tantas y al día siguiente nos despedimos de familia y amigos que partían, los pobres, a una semana en la playa mientras nosotros volvíamos a la ciudad. Pobrecillos…

Pero bueno, a nosotros también nos esperaba mucho movimiento por Panamá. En breve íbamos a recibir la visita de los tíos de Cris, Charo y Manolo, y poco después de Jaime Gómez-Durán y sus colegas. Esto nos aseguraba unos días de no parar, que coincidieron además con el principio de Cris en su nuevo trabajo, por si faltaba algo.

Tras las visitas que habíamos tenido de nuestros padres, y lo que hemos ido viendo nosotros por nuestra cuenta, teníamos que echarle algo de imaginación para encontrar vexcursiones que merecieran la pena, y que aún no conociéramos, como la Carretera del Oleoducto (Pipeline Road). También fuimos a sitios que ya habíamos visitado como El Valle o Portobello, pero que como siempre también te permiten ver cosas en las que no te habías fijado antes. Por supuesto, también anduvimos mucho el Casco, siempre infalible, y nuestro sitio preferido de Ciudad de Panamá.

El paseo por la selva de Gamboa fue algo accidentado y sobre todo duro para los tíos de Cris, que casi recién aterrizados en Panamá, se vieron con un calor sofocante, humedad para ponerse un bañador y una caminata en medio de la selva. Bueno, además de la caminata, subimos hasta una torre-observatorio de 32 metros, con buenas vistas, pero ¡sobre todo con asientos para descansar! Vimos bastantes animalillos e insectos, y luego nos refrescamos en el Hotel de Gamboa.


En la excursión a Portobello, nos cayó un aguacero de los típicos, después del cuál dimos una vuelta por el pueblo, la aduana y el fuerte. Luego nos fuimos a comer langosta, de la cuál nos acordaremos toda la vida, seguramente vendrían de Galicia por lo que tardaron en servirlas.

Los tíos de Cris, por su cuenta, también hicieron visitas entre semana, fueron a Bocas y San Blas. En Panamá pudieron acceder a las obras de la ampliación del Canal, así que tomamos prestadas algunas imágenes de Manolo de la ampliación.

También volvimos a El Valle de Antón, hicimos la visita de rigor a al mercado de artesanías y al zoo, donde nos hicieron una entrevista grabada para un programa educativo panameño. Fuimos de nuevo a comer  a La Casa de Lourdes, donde descubrimos, cosa que no sabíamos, que su especialidad es la Fabada Asturiana. Recelosos al pedirla, ¡hay que reconocer que estaba muy buena!

Y por último, un par de fotos de la cena por el Casco Viejo, con una cervecitas en La Vecindad, uno de nuestros bares favoritos, y a partir de ahora, también de Manolo, que estaba encantado con la música Reggae que ponían.

Y ahora tengo que reconocer mi gran cagada: he borrado las fotos que teníamos de la visita de Jaime, Rafa y Toño. Pues sí, una putada, porque la verdad es que teníamos fotos muy chulas. ¡Es que no tenemos ni una sola! Lo siento un montón, y querría pedirles a los protagonistas de la visita que nos enviaran alguna imagen para completar la entrada, seguro que el bueno de Toño, que no se dejó un metro cuadrado sin fotografiar, nos manda alguna.

Nuestros amigos se quedaron en casa con nosotros, lo que nos permitió salir como campeones y dormir hasta tarde.

La primera noche fue dura: recién llegados (ya se va viendo como nos gusta maltratar, en el buen sentido, a las visitas desde el principio) les llevamos a un cumpleaños de una amiga, que se alargó hasta muy tarde, incluyendo vista al casco, a  Vía Uruguay y a lo que surgió, que no derivó en un garito de moda precisamente.

La verdad es que se marcharon encantados de la Ciudad, y es que hay que reconocer que hay sitios muy chulos por aquí, y que estos chavales levantaban pasiones allí donde iban.

Nuestros campeones viajeros visitaron por su cuenta San Blas, Bocas del Toro, Boquete e incluso Santa Catalina, aunque fue más un llegar y tocar por problemas logísticos. Todo esto en coche, y si mal no me equivoco, disfrutaron mucho de Bocas, con sus bares al borde del mar, y del relax de Kuanidup, en Kuna Yala.

No les faltó ir de compras, que los que le conocéis ya sabéis como las gasta el primo.

¡Esperamos a cualquiera que se pueda animar!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s