Dos Madrileños disfrutando Panamá

50 millas 36 céntimos

 Movimiento en el Canal de Panamá

La construcción del Canal de Panamá culminó en 1914, materializándose por fin aquél proyecto inicial, que cinco siglos atrás soñaron los conquistadores españoles.

El motivo de nuestro viaje se debe en gran parte al emplazamiento estratégico de Panamá, que precisamente gracias al Canal, es uno de los lugares de mayor tránsito comercial del mundo. Además, dentro de muy poco las empresas madrileñas incrementarán su presencia en el país gracias a las gestiones del Licenciado Santafé (¡pues menudo es mi chico!).

Cincuenta millas separan los dos Océanos Atlántico y Pacífico, desde las esclusas de Gatún hasta las esclusas de Miraflores.

En 1928, Richard Halliburton solicitó inscribir un barco para atravesar el Canal, con el nombre de S.H.S. Halliburton. La Autoridad competente le indicó que el precio a abonar según los detalles de la embarcación que aportó Halliburton, sería de 36 céntimos de dólar. No era de extrañar que el pasaje fuera tan barato, ya que la embarcación pesaba 140 libras (unos 63 kilos).

El Gobernador, al corriente de la hazaña que pretendía realizar el intrépido Halliburton, le envió una carta en la que cuál no ponía objeción a dicha expedición, le aclaraba también que la misma correría por su cuenta y riesgo, le advertía de la conveniencia de vacunarse contra la fiebre tifoidea, y de que se habían avistado “lagartos” con frecuencia en uno de los Cortes del Canal. Se le autorizaba, por tanto, a llevar un pequeño bote de acompañamiento con un tirador a bordo, preparado para disparar en caso de cruzarse con algún caimán. El 14 de agosto Richard Halliburton, a la hora acordada, se ajustó su bañador, se secó el sudor (¡seguro!), y se lanzó a la aventura de atravesar a nado las 50 millas.

—————————————————————————————————————————————————————

Anoche llegamos a Panamá, después de 17 horas con escala en Atlanta, 7 películas, y digiriendo la cena de despedida del día anterior con la familia. Nos dimos los regalos de reyes en el aeropuerto, ante la mirada de algunos yankees extrañados, que nos veían sacar las cajas envueltas de las maletas de mano. Acumulamos al momento una montaña de papel, que para desgracia de Barajas no pudimos recoger mejor, porque con la nueva Ley Antitabaco parece que no solo se han retirado los ceniceros sino también las papeleras que los contenían.

Una vez en Atlanta, a la hora de pasar el Control de Pasaportes, nos llamó la atención que los agentes tenían unos carteles que les recordaban que debían ser amables, ya que eran la primera carta de presentación del país. Recordamos entonces que en el 2007 cuando viajamos a Chicago para la boda de Ander y Erica, el eslogan era otro y no era precisamente una premisa de amabilidad, los agentes eran entonces la primera línea de Defensa del País.

Por fin a las 22.15hs aterrizamos en el Aeropuerto de Panamá City. Recuperamos todas nuestras maletas, y el MAC llegó sano, salvo, y tan pijo como siempre, sin despeinarse y sin sufrir inspecciones. Nos recogieron nuestro amigo Ernesto y su mujer Carolina (por cierto Ernesto, esa foto que nos sacaste guárdala a buen recaudo, porque seguro que tenemos unas caras de premio…).

Nos marchamos en dos coches, Jaime con Ernesto y yo con Caro. Ella no ve bien en carretera por la noche, y yo tampoco, así que nos concentramos en la conversación, tomándonos el tiempo necesario para llegar al hotel. En un momento dado me comenta, “Por cierto, no sé si lo sabrán, pero no hay agua potable desde el año pasado…”. Me aclara rápidamente que el año pasado se refiere al día 30 de diciembre, me explica que hace un par de semanas estuvo lloviendo bastante, y que la planta potabilizadora no ha sido capaz de asimilar toda esa agua tan embarrada. En consecuencia, esta escasea desde hace unos días, produciéndose cortes intermitentes, y sin que se pueda beber agua del grifo. Le pregunto a Carolina que si esto ya ha pasado antes, si esta situación es frecuente o no, y me contesta que es la primera vez que sucede. Dice que Ernesto la había llamado esa mañana desde la Oficina para tranquilizarla: “Cielito, no te preocupes por lo del agua. Recién salió la declaración de la potabilizadora, y dicen que no hay de qué preocuparse, dejan el problema en manos de Dios”.

Después del trayecto divertido, dejamos las maletas en el hotel, y nos vamos todos a tomar una cerveza y cenar algo, alrededor de las once de la noche, con una brisa agradable, ¡un 6 de enero!

C.

Anuncios

10 comentarios

  1. roy

    Parece que ya a la primera de cambio y nada mas llegar es como una pequeña aventura jeje!
    Sin agua y todo en mano de dios!
    A seguir con el blog que queremos saber mas detalles!
    abrazos

    15 enero, 2011 en 14:56

  2. Qi

    Bonita primera entrada!

    Casi huelo el olor a mar desde aquí…

    Me alegro que hayáis llegado sanos y salvos (junto con el Mac) y os deseo toda la suerte del mundo.

    Un abrazo

    15 enero, 2011 en 19:05

  3. Ernesto_Marchosky

    La foto a buen recaudo está, será mi as bajo la manga para utilizarla en caso de ser necesario muahahaha ;P

    15 enero, 2011 en 19:13

  4. Lna

    Me encanta la foto!!!

    Veo que por ahora todo marcha estupendamente bien,por cierto, muchos besos para Ernesto.

    16 enero, 2011 en 18:25

  5. Elena

    ¡¡¡Por fín sabemos el significado de 50 millas 36 céntimos!!!
    Juanjo y yo el otro día le dimos un par de vueltas pero te puedo decir que lo que se nos ocurría para nada se acerca al verdadero significado… ummmmm, me gusta, este blog tiene muy buena pinta.
    Me alegro de que vuestro primer contacto con Panamá haya sido bueno y además con recibimiento y todo ( recuerdos a Ernesto ).

    Besosss,
    Elena

    16 enero, 2011 en 18:34

  6. Aidé

    Chicos!! Con el lío que tuve no pudimos despedirnos. Jo… 😦

    Que buena idea la del blog! Así nos podemos enterar de TODO!! Está más interesante que Lost!!

    Cuándo sale el próximo capítulo?

    Muakkkkk

    17 enero, 2011 en 0:20

    • Cris

      Yaaa!!! Al final se pasaron los días volando! Más rápido de lo que esperabamos..! Pero bueno, así os quedan más ganas para venir a vernos!!!
      En cuanto tengamos internet, hablamos por skype. Me tienes que contar que pasó con amichi!
      Un beso muy fuerte a los dos!

      22 enero, 2011 en 3:10

  7. Cris

    Chicos¡¡¡ Está fenomenal¡¡¡ Y lo del título ni Almodovar, vamos¡¡¡
    Desde aquí os animo a que sigáis’ Esto es como una serie de TV, como dice Aidée ni Lost, jajaja¡

    Un besote enorme desde los Madriles

    17 enero, 2011 en 11:04

  8. predicator

    Hey Cris, Jaime, soy fer! Sí, el que se cargó vuestro vaso de los cepillos de dientes.

    Me alegro de que lo estéis pasando bien. Documentad con imágenes y escribid sobre el lugar todo lo que podáis. No seais tan perros como yo en Malta!

    Aquí en Madrid todo sigue igual: el barça está ya a 4 puntos del mouteam. El atleti una de cal y otra de arena. La botella de ron Brugal a 14 pavos en los chinos… En fin, creo que no me olvido de nada. Mucha suerte y un abrazo, compañeros!

    P.D: el título del blog recuerda demasiado quizá a “Un franco, 14 pesetas”, pero bueno, puede pasar xDD

    18 enero, 2011 en 2:42

  9. chirla

    Pareja!!!

    Qué buena idea, me encanta vuestro blog! Ya tenéis otra seguidora más… desde El Cairo! (a lo mejor hasta me da a mí también por hacer uno ^_^).

    Espero que siga todo muy bien por allá, y que nos vayáis contando cómo es ese bonito país!

    Un fuerte abrazo!!!

    Carmen

    18 enero, 2011 en 8:24

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s